Bacteria clostridium combate alergias alimentarias

Se acaba de descubrir una bacteria en el intestino de humanos llamada Clostridium, la cual combate alergias alimentarias, estas crean una barrera en el intestino y evitan la exposición a los alérgenos, para que no entren en el flujo sanguíneo.

Las bacterias son fundamentales para el sistema inmunitario

La función de las bacterias en el cuerpo humano es fundamental para el sistema inmunitario humano, sin ellas subsistiríamos. Además para más inri se descubrió recientemente que el apéndice lejos de ser inútil, es una especie de casita para que se refugien las bacterias buenas, para protegerse de una infección de disentería o cólera. Esto evidentemente no pudo ser generado por selección natural, es decir que un gen mute propiciando la creación de un apéndice, el cual resulta ser un refugio para un organismo externo como las bacterias, fundamentales para la vida. Existen billones de bacterias y virus que pueblan las diferentes partes del cuerpo.

¿Competencia o solidaridad en la naturaleza?

Darwin importo a su falsa ciencia la doctrina del psicópata de su primo Malthus, por el cual los individuos con compiten a muerte por los recursos, y los mejor adaptados sobreviven por selección natural. Esta visión tan bélica de la naturaleza, propia de un psicópata paranoico, cada vez está siendo más refutada, desde que conocemos por ejemplo que los espermatozoides, lejos de competir para llegar al óvulo, colaboran entre sí. Ahora vemos como organismos como  las bacterias del intestino son decisivas para el sistema inmunitario.

Alergias no reducidas

Hay un dato curioso de este artículo, cuando afirma que las alergias alimenticias han aumentado un 50%, entre 1997 y 2011, aduciendo a la mala alimentación o la higiene como las causantes, esto puede ser así, pero no hay que olvidar los efectos secundarios que pueden tener las vacunas en el organismo o los antibióticos, según la revista Dsalud:

El caso es que el empleo de antibióticos se universalizó de tal modo que su producción mundial pasó de unas cien toneladas en 1950 a casi medio millón en la actualidad. Y tal producción equivale a una dosis diaria para 700 millones de personas. Una verdadera salvajada.

Bueno, pues es hora de denunciar que la extensión progresiva del uso de antibióticos coincide con el ascenso de casos de autismo (aunque también con el uso de las vacunas). Antibióticos que tienen un efecto doblemente nefasto: además de destruir bacterias de la flora benéfica permiten el desarrollo de bacterias y mohos de la flora patógena -entre ellos las cándidas- ya que en su gran mayoría son resistentes a los mismos.

Y es que la mayoría de la sociedad ignora que las penicilinas (Amoxicilina, Ampicilina, Azlocilina, Carbenicilina, Cloxacilina, Dicloxacilina, Flucloxacilina, Mezlocilina, Meticilina, Nafcilina, Oxacilina, Penicilina, Piperacilina y Ticarcilina) destruyen la mayor parte de la flora benéfica -especialmente las colonias de bifidobacterias y lactobacilos- y favorecen la migración de patógenos –como los estreptococos, estafilococos y proteus- desde el colon hacia el intestino delgado, que lastetraciclinas (Demeclociclina, Doxiciclina, Minociclina, Oxitetraciclina y Tetraciclina) estimulan a los estafilococos y a los clostridia favoreciendo el desarrollo de las cándidas y alterando las proteínas de la mucosa y que losaminoglicosidos (Amikacina, Gentamicina, Kanamicina, Neomicina, Netilmicina, Estreptomicina, Tobramicina y Paromomicina) hacen disminuir las cepas de E. coli beneficiosas favoreciendo a las cepas patógenas. Sin olvidar que otras muchas clases de antibióticos –Ansamicinas, Carbacefem, Carbapenem, Cefalosporinas, Glicopéptidos, Glicopéptidos, Monobactámicos, Polipéptidos, Quinolonas, Sulfonamidas, etc.- atacan igualmente la flora benéfica potenciando la flora patógena.

Pues bien, ya sabemos que a parte de la alimentación y la higiene, los antibióticos y las vacunas son nocivos para la flora intestinal. Si os fijáis el artículo apunta que desde 1970 la cantidad de alergias alimenticias se ha duplicado, lo cual coincide con la universalización de los antibióticos en 1950.

La infinita sabiduría del Señor al crear la simbiosis

La generosidad de los organismos colaborando en la naturaleza nos muestra por enésima vez, que lejos de la lucha paranoide propuesta por el desgraciado de Darwin, se trata más bien de una cooperación solidaria entre organismos, bajo la premisa: – tu ganas, yo gano –. Este hecho se ve tanto a nivel de la vida compleja, como los ecosistemas que se regulan a sí mismos en su número de población, etc… como en la vida microbiana, en la cual las bacterias colaboran con el sistema inmunitario humano, incluso en la reproductiva, por la cual los espermatozoides se sacrifican por uno que solo llegará al óvulo creando una especie de túnel en el medio acuoso del semen. El Señor fue infinitamente sabio al crear la naturaleza.

Parábola del grano de mostaza

Mateo 13
31Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo, 32y que de todas las semillas es la más pequeña; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de modo que LAS AVES DEL CIELO vienen y ANIDAN EN SUS RAMAS.

http://www.muyinteresante.com.mx/salud/759791/bacteria-combate-alergias-alimentarias/

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s