Tauromaquia: Culto tartesso a Baal

La tauromaquia aunque me cueste admitirlo debido a mi orgullo patrio es un acto pagano de adoración al mismísimo diablo.

imageOh Baal, arroja, sí, al fuerte de nuestras puertas,
al poderoso de nuestros muros!
Un toro, Oh, Baal, (te) consagraremos,
una ofrenda votiva, Baal, cumpliremos,
un macho, Baal, (te) consagraremos,
un sacrificio, Baal, cumpliremos,
un banquete, Baal, te daremos.
Al santuario de Baal subieremos,
la senda del templo andaremos”
(Verso de escritura cueniforme, Textos de Ugarit)

La fiesta nacional en España esconde unos orígenes enigmáticos, aunque podría ser tan antigua como lo es la humanidad. En una era en la que mitología se  fundía con la historia vio la luz un un reino mítico que se extendía por gran parte de la actual Andalucía gobernado por el gigante Gerión, este pueblo fue conocido en el mundo antiguo los tartessos.

Tartessos, ¿quienes fueron?

Tartessos o Tartéside (griego: Τάρτησσος, latín: Tartessus) fue el nombre por el que los griegos conocían a la que creyeron primera civilización de Occidente. Posible heredera del Bronce final atlántico, supuestamente se desarrolló en el triángulo formado por las actuales provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, en la costa suroeste de la península Ibérica, influyendo sobre las tierras del interior y el Algarve portugués. Se presume que tuvo por eje el río Tartessos, que los romanos llamaron luego Betis (antes Oleum flumen = río de aceite) y los árabes Guadalquivir (que significa río grande). Sin embargo, nada es seguro y hay autores que tratan de situar el río Tartessos en las bocas del Odiel y el Tinto (ría de Huelva), en el Mar Menor, en las bocas del Guadiana, en el Delta del Ebro o en el mismo Tajo. Los tartesios desarrollaron una lengua y escritura distinta a la de los pueblos vecinos y, en su fase final, tuvieron influencias culturales de egipcios y fenicios.

Origen Fenicio de Tartessos

Según Wikipedia Existen dos teorías, la indigenista y la colonialista:

  • Según las investigaciones más recientes esta cultura se formó a partir de la evolución de las poblaciones locales herederas del Bronce del suroeste peninsular, evolución que llegó a su clímax cuando comenzaron a relacionarse con los enclaves fenicios del litoral.[1]
  • Según otros, la cultura tartesia sería el resultado exclusivo de la aculturación de los indígenas por parte de los fenicios. Esta teoría se apoya en las cronologías de colonización y en los restos arqueológicos, como cerámicas de retícula bruñida, de barniz rojo y las representaciones religiosas, que claramente hacen referencias a dioses orientales, como Astarté, Baal o Melkhart (que bajo su forma de toro aparece representado en numerosas ocasiones).[cita requerida]

Sobre el origen de los propios tartesios, y en el marco de las teorías difusionistas tan en boga hasta los años 70 del siglo XX, se ha llegado a decir que llegaron a la Península con los Pueblos del Mar, o incluso que pudieron ser pueblos indoeuropeos, gentes que vinieron desde las estepas al norte del Cáucaso y que se asentaron sobre las gentes prehistóricas y podrían haber formado las culturas de El Argar o la de los Campos de urnas.

Kerentología de la palabra Tartesso.

Según la Kerentología, una ciencia que estudia los olores esta especulación podría demostrar el origen de la palabra Tartesso.

  • ASHTAR+BAAL: ASTHARBAAL=ASTHARBEL=ASTHAREL=ASHRAEL=ISHRAEL=ISRAEL
  • ASHTAR+THEUS: ASHATARTHEUS=ASHTARTHÉ.=ASHTAR+THESSOS=ASH+TARTESSOS

Usando el Ashtar, con dos sufijos déicos, nos ha dado el nombre del pueblo
de Moisés: Israel. Por otro lado, nos da el nombre de los Fenicios primitivos
de Cannaán: Los Tartessos.

El Dios fenicio Baal

Baal (semítico cananeo: Baʕal [baʕal], señor )? era una divinidad de varios imagepueblos situados en Asia Menor y su influencia: fenicios (asociado a Melkart), cartagineses, caldeos, babilonios, sidonios y filisteos. Su significado se aproxima al de "amo" o "señor".

Baal era el “hijo” del dios El. En la mitología cananea se denominaba así (El) a la deidad principal, se lo conocía como «padre de todos los dioses», el dios supremo, «el creador», «el bondadoso». Por lo general, El se representa como un toro, con o sin alas. A su vez su hijo Baal era representado como un joven guerrero, pero también como un “toro joven” (becerro).

image¿Red Bull podría ser una representación de Baal?

Baal también fue conocido como Moloch

Moloch o Moloch Baal o Baal: Dios de los fenicios, cartagineses y cananitas. Era considerado el símbolo del fuego purificante, que a su vez simboliza el espíritu. Se le identifica con Cronos y Saturno.

Como resultado de una catástrofe ocurrida en el despertar de los tiempos, el espíritu de Moloch se había transformado a sí mismo en oscuridad al convertirse en materia. De acuerdo con las creencias fenicias y la herejía gnóstica, el hombre era la encarnación de esa misma tragedia, y para redimirse de ese pecado era necesario ofrecer sacrificios a Moloch.

image Los sacrificios preferidos por Moloch eran los niños (véase rito molk), especialmente los bebés, por ser los seres más impregnados de materia, característica que los adultos perdían con el tiempo al desarrollar su espíritu.

Entre los cananeos y los fenicios se acostumbraba sacrificar corderos y toros, pero también humanos. En La Biblia, Abraham consagra a Yahve un cordero en lugar de su hijo Isaac. Al dios fenicio Moloch se ofrecían niños recién nacidos o de corta edad, sobre todo primogénitos, sustituidos a veces por otro hijo o por un animal joven.

Moloch, símbolo del fuego que vivifica, se representaba con un gran horno crematorio coronado con la cabeza de un toro y unos brazos poderosos que sostenían a la víctima.

Culto al Toro

(En Atlantis, s/ Platón, se practica el sacrificio de toros; Creta, el Minotauro; Filistea, Baal – Zebuh, becerro de oro; Tartessos, el toro en Andalucía (h), y leyendas de Hércules como bueyes de Gerión y similares). "Baal" significa "toro" (queda pendiente buscar en la Biblia de referencia Thompson otras variantes de Baal).

image [(Leyenda en Creta) Minos tenía dos hermanos, Radamantes y Sarpedon. Cuando Sarpedon pidió en trono para sí, Minos pidió ayuda a los dioses, y estos, para mostrar su preferencia por él, le enviaron un magnífico toro para ser sacrificado en su honor. Sarpedon, decepcionado, se marchó a Asia menor, donde se convirtió en rey de Licia. Finalmente, Minos decide no sacrificarlo, incurriendo en la ira de Poseidon, su protector (se suele suponer que Radamantes vivía en Phaistos; algunos dicen que Sarpedon vivía en Malia)].

En la Creta minoica, los juegos de tauromaquia formaban parte del culto al toro. Las corridas sagradas se celebraban en las áreas con graderíos del palacio. Las pinturas de Cnossos nos muestran acróbatas saltando por encima del toro. El toro personifica la rectitud, la justicia, las virtudes de los fuertes. Los niños espartanos vivían juntos y formaban comunidades llamadas “rebaño” (agela) vigiladas por un jefe toro (obuagoi). En el festival de los Thiodaisias, que se producia al abandonar los jóvenes el agela se veneraba al dios-toro minoico que fue después conocidos como Kretagenes.

Adoración a Baal de Tartessos

En los marfiles tartesios también nos encontramos con otras representaciones taurinas. De la necrópolis de Cruz del Negro (Carmona, Sevilla) procede una pequeña placa en la que aparece representado un toro en actitud relajada oliendo

image Placa de marfil procedente de la necrópolis de la Cruz del Negro (Carmona, Sevilla), según Bonsor y peine de marfil procedente de la necrópolis de Juno (Cartago)

imageFragmento de cerámica figurada de Lora del Río (Sevilla)

image

El Toro orientalizante de Obulco (Porcuna, Jaén).

image

Joya de oro tartéssica conforma de piel de toro extendida (Camas, Sevilla)

Rituales con toros de Tartessos

imageDentro de la constelación divina que recogía las devociones del pueblo tartesio, el toro ocupaba un lugar preferencial.A imitación de sus vecinos gadiritas, Tartessos adoptó el culto a una deidad análoga al Melkhart fenicio, una de cuyas iconografías lo representa como un toro.El sacrificio ritual de un toro consagrado a la deidad se convertía en una manifestación pública de la devoción generalizada del pueblo tartesio. Aunque, a diferencia de otros cruentos sacrificios, al toro, por personificar al Dios mismo, se le brindaba la oportunidad de defender su vida antes de ser inmolado y ofrecida su sangre para obtener el favor del Dios.Los burladores de toros actuaban en cuadrilla para festejar al toro mediante cabriolas, escorzos, carreras y danzas rituales, antes de inmovilizarlo, momento en el que, recitando previamente una fórmula reverencial, el elegido procedía sumariamente a la consumación del sacrificio que era masivamente celebrado por la multitud congregada para tal evento.

Culto a Baal hoy en la fiesta nacional

Avancemos nuevamente el reloj del devenir histórico y contemplemos hoy, tres mil años despues de la celebración de una ceremonia pagana, como persiste entre nosotros la afición por el sagrado sacrificio del toro de image lidia.La corrida es la conversión profana de un antiquísimo rito religioso que tiene al toro y al ser humano como protagonistas, uno frente al otro, supuestamente en igualdad de condiciones.Normalmente, aunque algún malogrado torero ha pagado con su vida la osadía de desafiar al altivo astado, la sangre que se suele derramar es siempre la misma, la del predestinado toro de lidia.

Jesús Maeso de la Torre recrea con todo lujo de detalles en su novela Tartessos una fiel escena de lo que pudo ser una de las primeras corridas de toros de la historia nacional.Y aunque resulta enternecedor hasta cierto punto que tal tradición haya pervivido hasta nuestros días, me decanto por otro tipo de corridas.Al final, la diferencia sólo estriba en la naturaleza y el color de la ofrenda.El rojo es demasiado chillón, para mi gusto.

Conclusión

La cultura Española mas arraigada como es la Tauromaquia, o el mundo de los toreo es una celebración pagana que adora a los antiguos dioses babilónicos. La cultura de la tauromaquia llegó a la península a través de los fenicios y perdura hasta nuestros días.

La tauromaquia aunque me cueste admitirlo debido a mi orgullo patrio es un acto pagano de adoración al mismísimo diablo.

Entradas relacionadas

Fuentes

Anuncios

2 pensamientos en “Tauromaquia: Culto tartesso a Baal

  1. Excelente documento. Los fenicios después de sacrificar al toro tambien comían su carne y bebían su sangre, como se hace hoy en día.
    En Ibiza también se encuentran vestigios del culto al toro; y ahora maximo exponente de la decadencia materialista y amoral, claramente luciferina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s