Clariya

“Sé que me odias” fue una de las primeras frases que me dedicó, una tarde de invierno. Ella subía las escaleras hacia su habitación mientras yo salía de casa. No se como Clariya apareció en mi vida. De carácter fuerte, posesiva, defensora de los suyos e impulsiva, esta jovencita paso a formar parte de mi realidad. Dicen que realmente nunca se conoce a nadie por casualidad, a día de hoy soy más consciente de ello.

He de confesar que sigo sin comprender demasiado a las mujeres, tras conocer a Clariya sigo poseyendo una luz tenue en mi comprensión, aunque eso sí, algo más brillante porque conociéndola a ella llegue a conocerme a mi mismo. Su comportamiento tal vez superficial y desafiante chocaba con su dulzura y sensibilidad en determinados momentos del día, más bien de la noche, oh, ¡no puede ser!, ¿veo reflejada una parte de mi en una chica?

Poco a poco nos conocimos y la confianza fue aumentando, aunque cuando había llegado lo mejor el destino, o una “fuerza mayor” nos separo, dejando de vivir bajo el mismo techo. Para mí, con una educación entre hombres y habiendo estudiado en un colegio de curas fuiste como un rayo de luz, gracias Clariya por haber sido esa lado femenino que ya conozco algo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s